MÁS MOTOS QUE ME INTERESAN (Y LAS QUE MARCARON MI INFANCIA)

 

Contenido

  1. Honda goldwing 1800. 1
  2. BMW r 1250 rt 1
  3. Honda CBX 1100 EX. 2
  4. Kawasaki z 900 rs. 2
  5. Suzuki Katana. 3
  6. Honda Africa Twin DCT. 4
  7. Kawasaki W 800. 4
  8. Royal Enfield Bullet (o cualquier otra). 5
  9. Fantic Caballero. 5
  10. Benelli imperiale 400. 6

LAS MOTOS DE MI INFANCIA. 6

  1. Montesa cota (o Bultaco Sherpa). 6
  2. Bultaco alpina. 7
  3. Montesa enduro. 7
  4. Bultaco Frontera. 8
  5. Ossa desert fuego. 8
  6. Las motos grandes: de la Sanglas 400 de la Guardia Civil a una ¡Honda Goldwing! 8

1. Honda goldwing 1800

Honda Gold Wing 2020

Bueno, es el top luxury de las motos, con calefacción, marcha atrás (eléctrica; es decir, invirtiendo el motor de arranque), seis cilindros en bóxer, 1800 cc., etc., pero también con 365 kg. y un precio de coche de lujo medio. ¿Sibarita? Sí, claro, aunque con permiso de Bimota (pero no tengo muy claro si estas se siguen fabricando y en todo caso nada tienen que ver con esta, pues hasta donde yo las seguí eran superdeportivas).

¡Quién no querría hacer un prolongado viaje con una Goldwind o tener una en su garaje! Otra cosa es hacerlo realidad, no sólo por el volumen que ocupa, porque eso depende del garaje que tengas, sino porque hay que estar muy dispuesto a hacerle kilómetros. De otro modo, es una pena tenerla parada o confinada a la ciudad y las distancias cortas.

El modelo ha envolucionado desde los 70’, cuando yo la ví por primera vez (lo contaré en el apartado de las motos de mi infancia). Por cierto, también hubo una Silverwind en los 80’, con motor bicilíndrico en V, poco vista en España.

2. BMW r 1250 rt

bmw r 1250 rt

Pues esta (bueno, el modelo anterior, 1200) sí que alguna vez, antes de decidirme por la Ducati Scrambler, me plantee comprarla, de segunda mano y aún se me van los ojos detrás cuando pasa alguna. Rutera por excelencia, con presencia y con el caché acreditado que da ser el modelo largamente usado por la Guardia Civil. En realidad, me pasa como con la Goldwind. Sería una pena tenerla en el garaje para hacer poco más que una ruta al mes en invierno y una a la semana de no más de 300 km en verano. Y me daría una enorme pereza sacarla para mi trayecto habitual de 10 km. de ida y otros tantos de vuelta, pereza que no siento con la Scrambler… Como  dijo la zorra que no alzanzaba las uvas ¡Bah, están verdes!

3. Honda CBX 1100 EX

honda cb 1100 ex

Preciosidad moderna respetando al máximo el modelo original de hace ¿30 años?, con su tetracilíndrico clásico de refrigeración aire-aceite, ruedas de radios, asiento de verdad y con aspecto de moto y no de transformer de postadolescente (perdón si alguien se ofende, pero es que las motos de ahora parecen eso, Transformers y además cada vez es más difícil distinguir entre una moto y un scooter). Algo pesada (255 kg.) y no muy barata (14200 €), pero bastante racional y sobre todo, en mi opinión, una moto atemporal. Además, es una honda y la marca pesa, en el buen sentido. Apuesto a que podrías tenerla –si te da la edad, a mi ya no- treinta o cuarenta años y seguir usándola en todos tus trayectos. A ver quién puede decir lo mismo de otra.

4. Kawasaki z 900 rs

kawa z900

No sería mi opción porque por 1000 euros más tienes la honda CB 1100 EX, más auténtica, pero reconozco que mi opción es irracional: esta no tiene llantas de radios y por eso es menos bonita, pero reconozco que más cómoda y lógica –no necesita cámaras- y he de hablar bien de Kawasaki (aunque probablemente todas las japonesas comparten fiabilidad): la única Kawa que he tenido fue una Tengai 650 con la que hice un poco de todo, desde viajes por ejemplo por la costa norte, o de Málaga a León, con pasajero, hasta moverme a diario por Madrid, tenerla largo tiempo parada y volverla a coger y alguna pista… y me duró 19 años sin más problema que cambiar un relé de intermitentes que costó lo que un gintonic. Bravo por Kawasaki.

5. Suzuki Katana

 

suzuki catana

Pues sí, esta está aquí por pura nostalgia de la Original. Corría sobre poco más o menos el año 84 cuando en Málaga me encontré aparcadas, juntitas, una Honda VF 1000 R, una Suzuki Catana y otra… que ya no puedo recordar. Pero estas dos las recuerdo vivamente.  Yo aún no tenía ni la edad para el carnet de conducir pero ¡qué maravillas!. Después resultó que la VF 1000 R, según los entendidos, era un armario ¡pero qué bonita!, como la Suzuki GSX-R de entonces (mucho más auténticas que las de ahora… sí soy un carca ¿y qué?). Al año siguiente, con edad legal, carnet y seguro que me costó un triunfo que me hicieran, me compré una Honda VF 750 F… Hela aquí, conmigo encima:

IMG-20200319-WA0014

6. Honda Africa Twin DCT

honda africa twin

De las grandes trail ya he hablado en la entrada anterior, no considero que sean aptas para fuera de carretera, pero son eficientes y atractivas. Esta me atrae especialmente porque, además de que Honda hace buenas motos, la innovación en ella sí que es interesante. En automóviles (y me importa un bledo si eso no es de buen “piloto”), me gusta mucho el cambio automático y el cambio DCT de esta moto (también lo tiene opcionalmente la Goldwind, pero es otra película) me atrae particularmente.

7. Kawasaki W 800

kawa W800

Empezamos con los “hierros”, que me gustan porque me veo capaz de trastear en ellas por su simpleza. Todas son motos pesadas y poco potentes, pero… son prácticas, ideales para pasear y no muy caras y además… bonitas. Esta particularmente, con la distribución por “eje rey” que pasará inadvertida para la mayoría de la gente ¿lo ves tú, que estás leyendo?  (la mayoría de la gente y no pocos de los que van en moto, apenas saben lo que tienen debajo, aunque esto no es un reproche, yo soy un usuario informático empedernido y apenas se lo que es la programación) pero para mi es una exquisitez del nivel de una trufa o un poco de foie entre hamburguesas.

8. Royal Enfield Bullet (o cualquier otra).

royal enfield bullet

Vamos con las Royal Enfield. Hierro donde las haya, poco potentes, pesadas, vibradoras,  me resulta inevitable girarme a verlas y además verlas con delectación. Encima su precio es atractivísimo. Y te llevan de aquí para allá como cualquier otra. Las nuevas 650 son muy bonitas y parecen buenas. Es verdad que las Classic son más bonitas que la Bullet, pero esta es una moto para ir de un sitio a otro, que es para lo que son las motos.  En mi entrada anterior excluía la Himalayan. Me atrajo en  su día, pero he llegado a la conclusión de que quisieron hacer crisol entre lo clásico y lo nuevo que no ha dado en el clavo estéticamente y si de trail se trata, hay motos mucho más eficientes –es verdad que más caras-. Véase mi entrada anterior en el blog.

9. Fantic Caballero.

fantic caballero

Esta moto me gusta mucho. Pienso que es como yo imagino que sería hoy una Bultaco Alpina –aunque la Alpina era mucho más auténtica y plausible para fuera de carretera-. Además, también tengo un vínculo nostálgico con Fantic. A finales de los 70’vistité Toulouse (Francia) en un verano y resulta que había allí un concesionario Fantic –por entonces, hacía motos de trial- a cuya cristalera yo me quedaba pegado todo el tiempo que me dejaban. Tienen además un peso razonable si quieres buscar alguna complicación (138 kg. la de 250 y 145 la de 500), aunque es obvio que con esas ruedas no se va a ninguna parte (fuera del asfalto).

  1. Benelli imperiale 400

benelli imperiale 400

El último hierro. En realidad, yo optaría en su caso por una Royal Enfield, pero es que esta sale a un precio de promoción de 3800 euros (ordinario de 4200). Eso sí, pesa 200 kg. y tiene 20 CV, así que, o eres muy muy tranquilo o se te va a quedar corta casi siempre (una Royal Enfield 500 cuesta sobre 5000 euros, tiene 27 Cv y pesa 195 kg.).

LAS MOTOS DE MI INFANCIA

 

Aquí no voy a hablar de las motos que he tenido (la primera, con 12 años), puedes verlas en una entrada anterior de este blog, titulada “un extra: mi historia motociclista”, sino de las motos que pude ver durante mi infancia y que me  condicionaron hasta el punto de determinar que las motos iban a ser una de las cosas que más me gustan (aunque también tuve claro siempre que nunca serían mi profesión).

Lo cierto es que en la España de los 70’ el panorama motociclista  en los pueblos de provincias pequeñas no era muy alentador. Apenas alguna Derbi Antorcha y reliquias del tipo Gimson o montesas y bultacos antiguas y algunas marcas más raras (Guzzis, y otras que no recuerdo) arrumbadas en pajares. Por cierto, mi padre había tenido, hasta después de casarsse, una montesa brio 125 y hasta le había cambiado el manillar de serie por unos semimanillares que hizo el mismo. Helo aquí con su moto. Sirva de homenaje y de cariñoso recuerdo (y si reparas, traté de emularle en la foto que has visto un poco más arriba).

IMG_20200320_192921

 

Para los más jóvenes, empezaban a venderse modelos de Derbi (diablo y diablo super C4) y puch (su minicross, que mucho deseé y nunca tuve) pero de vez en cuando aparecía alguien con alguna máquina que sí llamaba verdaderamente la atención, con la que además eran capaces, en los campos aledaños al pueblo, de pasar por sitios inverosímiles para cualquier vehículo que no fuera un tractor.

Y asi aparecieron…

1. Montesa cota (o Bultaco Sherpa).

montesa cota 348

Sherpa

De las primeras que ví evolucionar por los montes de mi pueblo. Era capaz de ir corriendo (literalmente, con los piés) a donde fuera para verlas cuando las oía sonar desde mi casa. Al final después, cuando ya eran viejas, logré tener una Sherpa 350. No frenaba nada y era de motor perezoso, pero potente y fiable como nunca las habrá ya. Le echaba para la mezcla cualquier aceite de coche que encontraba por casa, al 4 o 5% y nunca dio problema de arranque ni de gripaje.

2. Bultaco alpina.

bultaco alpina

Con 10 o 12 años, estaba en el pueblo de mi madre cuando cayó una nevada de las que entonces caían en León. Y jugando con la nieve a las afueras, aparecieron dos alpinas andando por la nieve como si nada… buf… ¡Hala, al catálogo de recuerdos que no se borran!

3. Montesa enduro

montesa enduro

De vez en cuando una aparcaba cerca de uno de los sitios donde vivía y cerca de donde esperaba al autobús para ir al colegio. Pues genial, no me importaba nada lo que tardase el autobús sólo por poder mirarla.

4. Bultaco Frontera.

bultaco frontera

Una estuvo toda una tarde aparcada a la puerta de la iglesia del pueblo. Y allí estuve yo también, casi toda la tarde. Era gigante, bonita, azul, tenía ese pequeño cofrecillo encima del depósito… ¡Era impresionante”

5. Ossa desert fuego

ossa desert fuego

La familia de unos chicos “pudientes” de mi colegio tenían una y alguno de los hermanos mayores recogía a los pequeños con esta maravilla… luego los propios hermanos pequeños venían con una Mecatecno ¿minchic? ¡qué envidia!

6. Las motos grandes: de la Sanglas 400 de la Guardia Civil a una ¡Honda Goldwing!

honda goldwind78

En el mismo colegio donde los “pudientes” llevaban la Ossa desert fuego, un día apareció un padre a recoger a su hijo con ¡una Honda Godwind!. Creo recordar que era como la de la foto, pero me parece que amarilla. El remolino de niños alrededor era épico. Lo que más me impresionó era ¡que no sonaba nada! (en comparación con las derbi antorcha  y montesas y bultacos y demás que circulaban por allí. Hasta entonces, la única moto más o menos “gorda” que yo había visto eran las Sanglas 400 de la Guardia Civil (hasta me había montado en una, en la “Miniexpo” que preparaban en el Paseo de Papalaguinda de León en las fiestas de San Pedro y San Juan). Creo que fue entonces cuando pensé… de mayor, tengo que tener una moto grande. Al final, hasta el colegio llegó también una Guzzi Le Mans 850.

Luego se empezaron a ver Laverdas, Benellis y Ducatis y finalmente, a los 18 me compré, tras una honda PC 50, una montesa scorpion 50 y una Derbi Jumbo, una Honda VF 750 F.

Nunca he sido un fanático –ni de las motos ni de ninguna otra cosa-, ni siquiera me considero un “motero”, aunque sí un motorista y salvo la cuarentena, ando en moto prácticamente todos los días (voy al trabajo en moto, llueva o no llueva, salgo a hacer enduro en invierno y en verano procuro hacer una ruta por carretera a la semana). Y creo que puedo afirmar, sin más pretensiones que

Me gustan las motos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s